Mis aficiones
Mis enlaces favoritos
Accion Cambiaria
Accion Cambiaria

Imagen
 
Accion Cambiaria en el sistema legal colombiano.
ACCIONES CAMBIARIAS, ACCION CAUSAL , REPOSICION, CANCELACION Y REIVINDICACION DE TITULOS VALORES,


I. LA ACCION CAMBlARIA

La Acción Cambiaria surge en el momento en que el tenedor legítimo de un título valor no obtiene en forma voluntaria el pago de los derechos allí incorporados. Se espera que llegado el vencimiento, el directamente obligado y a falta de este los demás obligados cancelen voluntariamente los derechos incorporados en el título. Sin embargo cuando esto no sucede, puede el tenedor legítimo dirigirse ante el órgano jurisdiccional competente para obtener coactivamente el cumplimiento de los derechos.

Para considerar un título valor como título ejecutivo debe reunir los requisitos señalado en el artículo 488 del Código de Procedimiento Civil que son: que el documento contenga una obligación clara, expresa y exigible, que provenga del deudor o de su causante y que el documento constituya plena prueba contra él. Estos requisitos los cumple el título valor y además respecto al tercer requisito cabe agregar que este de por sí constituye plena prueba por no exigirse el reconocimiento de la firma.


1. PROCEDENCIA DE LA ACCION CAMBIARIA

La acción cambiaria procede conforme con el artículo 780 del Código de Comercio, en los siguientes casos:

1.1. Acción cambiaria por falta de aceptación o aceptación parcial

Cuando el título no ha sido aceptado o lo ha sido parcialmente, cabe la acción cambiaria. La aceptación se da en las letras de cambio y en las facturas cambiarias. Esta es la manifestación expresada por el girado en el mismo contenido del título, a través del cual emite su conformidad con la orden de pago dada por el girador, convirtiéndose así en el obligado principal; quien acepta queda obligado cambiariamente con el girador pero carece de acción cambiaria contra éste y contra los demás signatarios.

Si el girado no acepta el tenedor carece de la acción cambiaria directa contra él, pero conserva las acciones de regreso.

Cuando la aceptación es parcial, el tenedor del título valor tiene acción directa contra el girado por la parte aceptada por este, pero en relación con lo no aceptado solo es posible la acción de regreso frente a los demás obligados.

La aceptación rehusada debe asimilarse a la falta de aceptación y tiene los mismos efectos en cuanto a la acción cambiaria.

1.2. Acción cambiaria por falta de pago

Cuando se hace un pago parcial es posible adelantar la acción cambiaria por la parte insoluta del título valor cualquiera que sea. Respecto a la falta total de pago también es procedente la acción cambiaria respecto a todo tipo de título valor, a excepción del bono de prenda que tiene una regulación especial.

1.3. Acción cambiaria por cesación de pagos

Cuando ocurre cesación de pagos por concordato o liquidación obligatoria, el tenedor del título puede ejercer la acción cambiaria.

2. CONTENIDO DE LA ACCION CAMBIARIA

La acción cambiaria tiene como pretensión el logro del pago de las obligaciones consignadas en el título. Sin embargo hay diferencias según quien persiga el pago:

Si es el último tenedor puede pedir que le sea pagado el capital adeudado es decir el importe del título, o la parte no aceptada o no pagada, los intereses moratorios desde el día de su vencimiento, los gastos de las costas procesales causadas en el cobro del título valor como son las cauciones para consumar medidas cautelares, notificaciones, secuestres y peritos, y la prima y gastos de transferencia de una plaza a otra . Sin embargo si el demandante no solicita el pago de intereses, el juez no puede decretarlos de oficio.
Si el obligado de regreso cancela estos conceptos, tiene derecho a que los demás obligados le reembolsen lo que canceló, menos las costas a que haya sido condenado y los intereses moratorios sobre lo pagado, desde la fecha que se efectuó el pago.

Los articulos 825 y 785 establecen que en los negocios mercantiles en que haya varios deudores se presume la solidaridad. Con base en esto, tratándose de títulos valores suscritos por varias personas ya sean giradores o aceptantes o endosatarios, todos son obligados solidariamente. Por esta razón el último tenedor legítimo puede ejercer la acción cambiaria contra los demás, en el caso de que el título no haya sido cancelado totalmente por el obligado principal. Si alguno de los obligados de regreso es quien ha pagado, tiene acción cambiaria contra los obligados anteriores, pero no respecto de los posteriores.

3. CLASES DE ACCIONES CAMBIARIAS

La acción cambiaria puede ser directa o de regreso teniendo en cuanta el sujeto pasivo contra el cual se dirige.

3.1. Acción Cambiaria Directa

Estamos ante una acción cambiaria directa cuando se interpone en contra del aceptante de una orden de pago como en el caso de la letra de cambio o las facturas cambiarias, o el otorgante de una promesa de pago en el caso del pagaré, o sus avalistas. Son titulares de la acción cambiaria directa: el último tenedor, el endosante que ha pagado el título, cualquiera de los avalistas que haya pagado y el librador.

En la letra de cambio la acción cambiaria directa se ejercita contra el aceptante , en el pagaré contra el otorgante, en los bonos contra la sociedad emisora por ser la otorgante de la promesa, en el bono de prenda contra quien lo emitió, en la carta de porte y el conocimiento de embarque contra el transportador que emite el documento, en la factura cambiaria de compraventa contra el comprador aceptante, en la factura cambiaria de transporte contra el remitente aceptante o el destinatario aceptante según sea el caso. En el cheque no hay acción directa porque el banco librado no es obligado cambiario principal.

3.2. Acción Cambiaria de Regreso

Se habla de acción indirecta o de regreso si se instaura contra los demás obligados distintos del obligado principal, esto es contra los endosantes o sus respectivos avalistas. Son sus titulares entonces el último tenedor, los endosantes y avalistas de estos que han pagado el título.

El cheque tiene la particularidad de que sus acciones son siempre regresivas, porque el banco no tiene la calidad de obligado cambiario directo a menos que se trate de un cheque certificado. En los demás títulos valores la acción cambiaria de regreso se puede ejercer contra cualquier obligado cambiario distinto del principal. El tenedor puede actuar contra los obligados principales y de regreso a la vez o contra algunos de ellos sin perder la acción contra los otros y sin estar obligado a seguir el orden de las firmas en el título.

4. DIFERENCIAS ENTRE LA ACCIÓN CAMBIARIA DIRECTA Y LA ACCIÓN CAMBIARIA DE REGRESO.

Para vislumbrar más claramente este punto, hemos decidido formularlo a través del siguiente cuadro:


CRITERIO ACCIÓN DIRECTA ACCIÓN DE REGRESO
Sujeto pasivo Obligados principales Obligados de regreso
Caducidad No caduca Se presenta por el incumplimiento de cargas
Prescripción Tres años a partir de la fecha de vencimiento Un año a partir de la fecha de vencimiento
Terminación de la acción por pago de la deuda El titulo queda descargado excepto si se es firmante a favor o ruego Puede entablarse una nueva acción de regreso en reembolso contra los obligados anteriores
Conservación Si se pierde esta, se pierde también la indirecta Se puede perder esta conservándose la directa
Cantidad de sujetos contra los cuales puede intentarse Es individual ya que solo hay un obligado principal Puede ser colectiva; puede intentarse contra todos o algunos de los obligados de regreso
Contenido de la pretensión del último tenedor Importe del tituloIntereses moratorios desde el vencimientoGastos de cobranzaPrima y gastos de transferencia de una plaza a otra Importe del tituloIntereses moratorios desde el vencimientoGastos de cobranzaPrima y gastos de transferencia de una plaza a otra
Contenido de la pretensión del obligado de regreso que pague Reembolso de lo pagado deduciendo las costas a que hubiere sido condenado,Intereses moratorios desde la fecha del pagoGastos de cobranzaPrima y gastos de transferencia de una plaza a otra Reembolso de lo pagado deduciendo las costas a que hubiere sido condenado,Intereses moratorios desde la fecha del pagoGastos de cobranzaPrima y gastos de transferencia de una plaza a otra

5. CADUCIDAD DE LA ACCIÓN CAMBIARIA

Los derechos cambiarios como todos los demás llevan aparejados obligaciones que de no cumplirse conllevan la perdida de la posibilidad de exigirlos. Esto es precisamente lo que se hace patente con la figura de la caducidad, que se define como una "sanción impuesta por el derecho comercial para aquellos tenedores negligentes, que no ejercen oportunamente las diligencias necesarias tendientes a conservar el derecho incorporado en el título" . Estos tramites conservatorios son el protesto, la presentación para el pago y el aviso de rechazo que deben ejecutarse en el lapso que la ley da para ello.

Unicamente se puede hablar de la caducidad de la acción cambiaria de regreso; esto implica que el tenedor pierde la acción que tendría contra los obligados distintos del principal si no cumple las obligaciones de presentación del título para su aceptación o pago, y el protesto en los casos en que este se requiere, porque debido al incumplimiento de los deberes impuestos por la ley, la obligación no llega a hacerse exigible. En el caso del cheque, por ejemplo, se produce la caducidad de la acción cambiaria contra el librador y sus avalistas si no es presentado y protestado a tiempo y durante todo el plazo de presentación el librador tuvo fondos suficientes y por causa no imputable al librador el cheque dejó de pagarse.

Cuando el título valor ha caducado la obligación ya no puede exigirse legalmente, pero si es posible emplearlo como prueba de la existencia de una obligación natural a cargo de quienes eran los obligados de regreso.


6. PRESCRIPCIÓN DE LA ACCIÓN CAMBIARIA

La prescripción es la figura mediante la cual se pierde el derecho a la acción cambiaria por el transcurso del tiempo fijado en la ley. En otras palabras, "la prescripción conlleva a la extinción de la acción cambiaria, por no haberse ejercido en el tiempo señalado por la ley para cada título en particular, dependiendo de si se trata de una acción directa o de regreso" .

Respecto a la interrupción de la prescripción, esta opera respecto de uno de los deudores cambiarios, pero no se interrumpe respecto a los otros, a menos que sean signatarios en el mismo grado.

Una de las causas de interrupción de la prescripción es la presentación de la demanda como lo consagra el artículo 90 del Código de Procedimiento Civil, siempre que el mandamiento de pago se notifique al demandado dentro de los 120 días hábiles siguientes a la notificación de la providencia que lo emitió.

A continuación presentamos un cuadro comparativo donde se observan las diferencias entre la prescripción dependiendo de si se trata de acciones cambiaria directa o de regreso.


Acción Prescripción
Directa Tres años a partir del día del vencimiento.
De regreso del último tenedor un año contado desde la fecha del vencimiento o desde que termine el periodo para la presentación
Del obligado de regreso contra los otros obligados anteriores Seis meses contados a partir de la fecha del pago voluntario o de la fecha en que se le notifique la demanda


7. EXCEPCIONES A LA ACCIÓN CAMBIARIA

La excepción es el instrumento de defensa que la ley otorga a los ejecutados frente a las pretensiones de los demandantes. Consisten en la manifestaciones que se hacen para atacar las razones de la pretensión del demandante mediante argumentos que persigan destruirlas, modificarlas o aplazar sus efectos. Cuando las excepciones se apoyan en los mismos hechos aducidos por el demandante pero dándoles un efecto jurídico distinto, no requieren ser probadas. Por el contrario cuando se aleguen hechos distintos a los presentados por el demandante, estos deben probarse. Tal es el caso que se presenta cuando se aduce como excepción el pago parcial o total, causas de nulidad que no surgen de la demanda, la compensación, novación u otros modos de extinción de las obligaciones. Solo se exceptuarían de prueba en virtud del artículo 177 los hechos presumidos por la ley, los notorios o indefinidos.
Como regla general las excepciones deben ser propuestas por el demandado, sin embargo en nuestro ordenamiento el juez puede declarar excepciones de oficio salvo cuando se trate de prescripción, compensación o nulidad sustancial relativa.


7.1. Naturaleza jurídica de la Excepción.

La excepción es una manera especial de ejercer el derecho de contradicción, mediante la oposición que hace el demandado a las pretensiones del demandante. Esto puede hacerse negando el derecho aducido, refutando los hechos narrados o planteándolos de manera que varíen los efectos pretendidos por el ejecutante.

En el ámbito procesal las excepciones se han clasificado en previas y de fondo. Igualmente se han denominado perentorias o dilatorias. Las excepciones previas tienden a suspender el procedimiento o darle otro sentido, las de fondo intentan desvirtuar la existencia del derecho o demostrar la extinción de la obligación;.

Son excepciones absolutas las oponibles por cualquier deudor, relativas las que solo pueden proponerse por uno o varios deudores interesados en forma directa, reales u objetivas las que pueden ser propuestas a cualquier tenedor y personales las oponibles por el deudor solamente al tenedor con quien mantuvo relaciones en el negocio fundamental o en la transmisión del mismo.

7.2. Excepciones de la acción cambiaria.

Para la acción cambiaria el Código de Comercio ha señalado expresamente cuales son las que pueden proponerse. Están enumeradas en el artículo 784 y son las siguientes:

1. NO HABER SIDO EL DEMANDADO QUIEN SUSCRIBIO EL TÍTULO VALOR

Esta excepción encuentra su fundamento en el postulado de que las relaciones cambiarias derivan su eficacia de la firma del titulo, pues esta es la manera de expresar la voluntad y comprometer la responsabilidad; por esto mismo no es posible un compromiso verbal en materia de títulos valores. Los efectos de esta excepción pueden ser relativos o absolutos según quien sea la persona que no firmó el título: si se prueba que fue el demandado el que no firmó, pero si existen otros suscriptores del titulo u otros endosantes demandados, el demandado es la única persona relevada de la obligación cambiaria de pago y contra los otros suscriptores del titulo u otros endosantes u otros demandados, la excepción no prosperaría; por el contrario si la firma que falta es la del emisor del titulo, se convertiría en una excepción absoluta ya que al ser este un requisito esencial afecta la existencia misma del título y por lo tanto puede proponerla cualquier demandado.

2. INCAPACIDAD DEL DEMANDADO AL SUSCRIBIR EL TITULO

Esta se refiere a que el título valor haya sido suscrito por un incapaz; es excepción de efectos relativos porque solo puede formularla el suscriptor incapaz de manera que las demás relaciones cambiarias subsisten independientemente. Si la incapacidad es absoluta (demente, impúber, sordomudo que no se da a entender por escrito) puede ser declarada incluso de oficio por el juez o puede invocarla el Ministerio Público. Si la incapacidad es relativa la posibilidad de invocar la excepción esta restringida al demandado que es incapaz.

Por el contrario, si la incapacidad es relativa, la posibilidad de invocar la excepción es mucho más restringida o limitada, pues solamente la podrá invocar el demandado incapaz relativo, liberando del pago únicamente a este, mas no a los demás suscriptores.

3. FALTA DE REPRESENTACION O PODER INSUFICIENTE

Puede darse la ausencia total de representación o que quien intervenga sea el representante pero con poderes limitados. En este caso como las reglas generales del mandato indican que los actos realizados por el mandatario por fuera de las facultades que le han conferido no obligan a su mandante si se suscribe un titulo valor a nombre de otro sin ser su apoderado, ni su representante, no se esta obligando al supuesto representado, sino que se esta obligando personalmente; de modo que el titulo valor resulta a cargo del mandatario y no del mandante. Esta es una excepción relativa porque la puede proponer quien nunca otorgó poder o fue mal representado contra cualquiera que sea el demandante para exonerarse del pago.

4. OMISION DE LOS REQUISITOS DEL TITULO VALOR

Esta excepción tiene su fundamento en los requisitos formales esenciales para la existencia del titulo valor, ya sea estos los generales o los particulares de cada titulo. Se puede proponer cuando se omite un requisito esencial como lo serian la firma del suscriptor o la mención del derecho que contenga. Si la excepción prospera se desvincula de la acción cambiaria no solo quien la formuló sino todos pues ya no existiría el titulo valor. Por esta razón se dice que es una excepción absoluta.

5. ALTERACION DEL TEXTO DEL TITULO VALOR

En razón a que lo exigible en un titulo valor debe observarse de acuerdo a la literalidad, esta excepción consiste precisamente en manifestar la alteración en ese tenor literal del titulo es decir un cambio material del titulo. Sin embargo la alteración no hace al titulo ineficaz; las obligaciones permanecen solo que de distinta forma. Asi, quienes firmaron antes de la alteración se obligan de acuerdo al tenor original y quienes suscribieron el titulo con posterioridad a la alteración, quedan obligados conforme al texto alterado. La falsedad presente en el titulo puede establecerse en el proceso a través de dictámenes periciales o de grafólogos. Pero no basta probar la alteración, sino que además es necesario probar el momento en que se intervino en la suscripción del titulo para determinar a qué está obligado.

6. NO NEGOCIABILIDAD DEL TITULO

La regla general es la negociabilidad de los titulos valores pues una de sus finalidades es precisamente la circulación. Sin embargo es posible que se impongan restricciones a la negociabilidad ya sea a través de cláusulas que se incluyan en el titulo o cuando la no circulación opera por mandato de la ley como en el caso del cheque emitido a favor del propio banco librado o los que son endosados a favor del mismo que no son negociables. Claro que en estos casos se permite el pacto en contrario para así hacerlos negociables.

Esta excepción la puede presentar el demandado, pero si este es al mismo tiempo quien transfirió el titulo a otros a pesar de la limitación de la circulación, no puede apelar a este medio de defensa en virtud del principio de que nadie puede beneficiarse de su propio dolo.

7. QUITAS, PAGO TOTAL O PARCIAL

Para explicar esta excepción hay que tener en cuenta que cuando se efectúa el pago total, el titulo debe ser devuelto y que cuando el pago es parcial, se debe anotar en el titulo. Igualmente los efectos del pago son distintos dependiendo de quien lo realice. Por regla general el único pago que beneficia a todos los intervinientes es el realizado por el obligado principal. Si el pago hecho por este es parcial, exonera de la obligación cambiaria a todos lo demás intervinientes hasta en esa cuantía. Por el contrario si el pago es hecho por cualquier otro obligado distinto del principal, siempre se podrá repetir o exigir su reembolso a las partes anteriores, ejerciendo acción cambiaria directa o de regreso según quien tenga el titulo. Aquí también es importante tener en cuenta que todo interviniente en un titulo valor se convierte en deudor de los posteriores intervinientes y en acreedor de los anteriores.

En cuanto a las quitas estas pueden ser una simple espera o prórroga, o la concesión de un plazo mayor para que se pague. También pueden significar una rebaja del capital o de los intereses o una renuncia a cualquiera de los dos. Pero en todos estos casos el requisito para poder proponer la excepción es que consten en el titulo. De lo contrario la excepción no podría prosperar.

8. CONSIGNACION O DEPOSITO DEL IMPORTE DEL TITULO VALOR

La consignación se presenta cuando el obligado efectúa el pago a través del juez. El depósito del importe se da cuando por ejemplo vencida la letra no es presentada en los términos indicados y cualquiera de los obligados decide depositar el importe en alguno de los establecimientos bancarios autorizados para recibir depósitos judiciales. Este depósito se hace se hace bajo el riesgo del tenedor y sin obligación de darle aviso. Sin embargo estas dos actuaciones deben sujetarse a los procedimientos señalados en el artículo 420 del C.P.C. y 691 del C. de Com. respectivamente, lo cual indica que para proponerse como excepciones deben haberse realizado de acuerdo a la forma legalmente establecida.

9. CANCELACION DEL TITULO U ORDEN JUDICIAL DE SUSPENDER SU PAGO

La cancelación de un titulo valor se produce en dos eventos: Cuando se adelanta un proceso de reposición porque se presentan las circunstancias previstas en el articulo 802 del Código de Comercio o porque el titulo se ha deteriorado; también puede originarse en el hecho de que el titulo sea hurtado y al adelantar el proceso judicial el juez ha ordenado a los obligados la expedición de un titulo nuevo. En la misma providencia el que ordena la creación de un nuevo titulo debe ordenar la cancelación del titulo cuya reposición se ha solicitado. Esto se justifica porque en virtud de la reposición los derechos que incorporaba el titulo original fueron desincorporados y trasladados al titulo nuevo. Sobre estos se volverá en el capitulo sobre reposición y cancelación de titulos.

El segundo caso que presenta la norma es la orden judicial de suspender el pago. Esta puede darse mientras se adelanta el proceso de reposición y cancelación si se ha dado caución a satisfacción. También puede ser ordenada por el juez en el curso del proceso reivindicatorio o puede presentarse en el transcurso del proceso penal cuando ha mediado la falsedad del titulo o se ha cometido algún delito con base en él. Otro caso puede presentarse en eventos de prejudicialidad, en la medida que se da una orden judicial de suspender el pago en razón a que se adelanta un proceso penal donde se investigan hechos que van a tener incidencia en un proceso civil.

En estos casos si los obligados fueren demandados por el tenedor del título perdido o extraviado, o de aquel sobre el cual se discute el dominio o el que obra en un proceso penal, pueden proponer la excepción basada en el hecho de que existe una orden judicial que impuso suspender el pago.

10. PRESCRIPCION, CADUCIDAD O FALTA de LOS REQUISITOS NECESARIOS PARA EJERCER LA ACCIÓN.

De manera clara y precisa la ley circunscribe el fenómeno de la prescripción al vencimiento de ciertos plazos, sin que el legitimo poseedor o tenedor del título haya ejercitado la acción correspondiente. Se trata pues, de una merecida sanción para el último tenedor o sus endosantes o avalistas, según el caso, que dejaron vencer el perentorio e imperativo término consagrado en las disposiciones legales sin ejercitar la acción. La negligencia que se sanciona con la prescripción, es la de no ejercitar la acción proveniente del titulo en el término señalado por la ley. La caducidad opera cuando el titulo valor no es presentado o protestado dentro de los términos prescritos por la ley, es decir, es la sanción por no haber ejercido los actos conservatorios a los que está obligado. Cuando esta opera, el no pago del titulo se ha producido por un motivo independiente de la voluntad del emisor del titulo.

Además de las excepciones de prescripción y caducidad, el numeral 10 del artículo 784 del Código de Comercio invoca como excepciones las que se basan en la falta de requisitos necesarios para el ejercicio de la acción. Para algunos autores estos requisitos hacen referencia a que se puedan formular como excepciones los vicios puramente procesales. Otros incluyen dentro de esta expresión el aspecto de la legitimación tanto por activa como por pasiva. Desde el punto de vista cambiario, fuera de los dueños del titulo están legitimados para ejercer la acción personas que no son dueñas, como acontece con el endosatario al cobro y con el endosatario en prenda, a quienes no se les puede desconocer su titularidad para cobrar, sino, por el contrario, son personas plenamente habilitadas. Pero también, para el ejercicio de la acción cambiaria, se requiere que haya un legitimado pasivo y ese constituye otro de los requisitos necesarios para ejercitar la acción, cuya ausencia podría alegarse como excepción.

11. FALTA DE ENTREGA DEL TÍTULO O ENTREGA SIN INTENCION DE HACERLO NEGOCIABLE

Se trata de una excepción que permite invocar o afrontar todas las situaciones que tienen que ver con el hurto del titulo, con la apropiación indebida, con la pérdida o con el uso abusivo del mismo, porque obviamente quien ha soportado cualquiera de esas conductas no ha entregado el título valor y entonces si a pesar de no haberlo entregado se lo cobran, puede intentar esta excepción siempre que quien lo demande no sea un tercero de buena fe.

La excepción prospera solamente si es interpuesta contra el sujeto que cometió el hurto, el uso abusivo, la apropiación indebida o contra el tercero que aunque no cometió estas conductas sabia que el titulo que adquiría había soportado las mencionadas circunstancias. Igualmente prospera contra la persona que adquirió el titulo. A menos que se trate de un tercero adquirente de buena fe exenta de culpa.

12. EXCEPCIONES DERIVADAS DEL NEGOCIO CAUSAL

El derecho cambiario parte del supuesto de que todo titulo valor se crea en virtud de una relación jurídica anterior, asi por ejemplo se crean o emiten titulos valores para pagar un precio, un servicio, unos honorarios, una comisión o una donación entre otros. Ese negocio anterior que motiva la emisión del titulo, es lo que denomina negocio causal, relación o negocio subyacente.

Estas excepciones se refieren a las derivadas del negocio que motiva la creación o emisión del titulo o su negociación, frente a quienes hayan sido parte en el negocio causal y además frente a terceros que no sean de buena fe exenta de culpa.

Para efecto de las excepciones es importante distinguir entre las personas que fueron parte en el negocio causal y entre quienes no lo fueron. En la medida en que el conflicto cambiario se suscite entre las mismas partes que intervinieron en el negocio causal, podrá la parte demandada enfrentarle a quien cobra el titulo valor, las excepciones derivadas del negocio causal (por ejemplo una ineficacia, nulidad, incumplimiento, etc.). Pero no sólo en este evento permite la ley formular las excepciones derivadas del negocio causal, sino que también lo autoriza cuando el tercero que ejecuta el titulo valor es un tenedor de mala fe, es decir, contra aquél que a sabiendas del incumplimiento, de la nulidad, de la ineficacia del negocio causal, se presta para actuar como cobrador del titulo.

Igualmente permite la ley enfrentar las situaciones derivadas del negocio causal contra el simple tenedor de buena fe, porque no basta la buena fe simple, sino que se requiere de una buena fe calificada, o sea, de la buena fe exenta de culpa, porque contra el único que no permite la ley formular las excepciones derivadas del negocio causal es contra este.

13. LAS DEMAS PERSONALES DEL DEMANDADO CONTRA EL ACTOR

Estas excepciones dado su carácter de personales sólo puede formularlas cada demandado frente al actor y no frente a cualquier tenedor del titulo. De esta manera podrían invocarse como excepciones la transacción, novación, confusión, cualquier quita que no conste en el titulo (siempre que conste en un documento extraño y que el actor haya sido beneficiario del titulo), haberse llenado el titulo sin instrucciones o contrariando las mismas, la cual solo puede ser formulada por quien entregó el titulo en blanco o la hoja firmada en blanco, contra quien lo llenó), las excepciones derivadas del primer inciso del articulo 639 (cuando alguien ha suscrito un titulo valor de favor y el beneficiario no obstante conocer que la firma fue de favor pretende cobrarlo a quien firmó por favor, es decir, sin mediar consideración de valor, y sólo podrá formular la excepción contra el beneficiario de la firma de favor), las excepciones basadas en el pago parcial o total que no consten en el titulo valor (siempre que el pago conste en documento distinto al titulo). Como excepción personal también se encuentra la de dolo, porque se trata de una excepción que se permite formular en la medida que quien pretende cobrar el titulo es un tenedor de mala fe. El dolo no es un vicio que de plano impida la circulación de los titulos valores, por tanto mientras el acto que lo originó no se ataque produce todos sus efectos, de tal manera que el dolo no constituye un vicio que automáticamente deje sin efecto o produzca la ineficacia del acto o negocio juridico; es un vicio que motiva una nulidad, que como tal debe ser alegada y declarada, pero lo que es importante tener en cuenta es que frente al tenedor de mala fe la ley permite formular las correspondientes excepciones.

8. PROPOSICION Y TRAMITE DE LAS EXCEPCIONES CONTRA LA ACCION CAMBIARIA

Las excepciones cambiarias deben proponerse dentro de los 10 dias siguientes a al notificación del mandamiento ejecutivo o a la del auto que resuelva sobre su reposición, confirmándolo o reformándolo. El demandado podrá proponer en escritos separados excepciones previas y de mérito, expresando los hechos en que se funden. A los escritos deberán acompañarse los documentos relacionados con aquéllas y en ellos se deben pedir las demás pruebas que se pretendan hacer valer.

Posteriormente se dará traslado simultáneo de las excepciones previas y de méritos al ejecutante por diez dias para que se pronuncie sobre ellas, adjunte y pida las pruebas que pretenda hacer valer.

Surtido el traslado se tramitarán simultáneamente todas las excepciones así: respecto de excepciones previas, el juez resolverá inmediatamente salvo que considere necesario decretar alguna prueba que le haya sido pedida o que ordene de oficio, en cuyo caso otorgará un término no mayor de diez dias para que se alleguen o dentro de éste señalará fecha y hora para la audiencia en que hayan de practicarse, según fuere el caso. El auto que decrete las pruebas no tendrá recurso alguno y el que las niegue sólo el de reposición.

Respecto de excepciones de mérito, el juez decretará las pruebas pedidas por las partes que fueren procedentes y las que de oficio estime necesarias, y fijará el término de treinta dias para practicarlas. Una vez vencido el término del traslado o el probatorio en su caso, se concederá a las partes uno común de cinco dias para que presenten sus alegaciones. Finalizado el término para alegar, el juez dictará sentencia, y si prospera alguna excepción contra la totalidad del mandamiento ejecutivo se abstendrá de fallar sobre las demás.

La sentencia de excepciones totalmente favorable al demandado pone fin al proceso; en ella se ordenará el desembargo de los bienes perseguidos y se condenará al ejecutante a pagar las costas y los perjuicios que él haya sufrido con ocasión de las medidas cautelares y del proceso. La liquidación de los perjuicios se hará como dispone el inciso final del artículo 307 del Código de Procedimiento Civil. Por el contrario si las excepciones no prosperan, o prosperaren parcialmente, la sentencia ordenará llevar adelante la ejecución en la forma que corresponda, condenará al ejecutado en las costas del proceso y ordenará que se liquiden. Cuando las excepciones prosperen parcialmente, se aplicará lo dispuesto en el numeral quinto del artículo 392 del Código de Procedimiento Civil.




































II. LA ACCION CAUSAL

1. Definición y regulación

La acción causal tiene como causa pretender la relación fundamental y por petitum al pago de la suma debida en base a esa relación por eso se considera que no es propia del derecho cambiario sino del derecho común. Sin embargo es importante referirse a esta porque con frecuencia que resulta de la acción fundamental se propone como excepción o se hace valer entre las partes.

La regulación de la acción causal esta en el articulo 882 del Código de Comercio, incisos primero y segundo. Conforme a esta norma, la entrega de titulos valores de contenido crediticio por una obligación principal, vale como pago de ésta, si no se estipula otra cosa; pero llevará implícita la condición resolutoria del pago, en caso de que el instrumento sea rechazado o no sea descargado de cualquier manera. Cumplida la condición resolutoria, el acreedor podrá hacer efectivo el pago de la obligación originaria o fundamental, devolviendo el instrumento o dando caución, a satisfacción del juez, de indemnizar el deudor los perjuicios que pueda causarle la no devolución del mismo. La acción causal aparece igualmente del articulo 643 del ordenamiento mercantil, según el cual, la emisión o transferencia de un titulo valor de contenido crediticio no produce, salvo que aparezca de modo inequívoco intención en contrario de las partes, extinción de la relación que dio lugar a la emisión o transferencia del mismo.

Cuando el tenedor perdió o agotó la oportunidad para ejercer la acción cambiaria puede intentar la acción causal para exigir la prestación que originó la creación o transferencia del titulo valor objeto de la controversia. Las relaciones juridicas que han dado origen a esa creación se conocen como fundamentales, originales, causales o subyacentes y sus acciones coexisten con las cambiarias.

2. Requisitos de la acción causal

Son dos los requisitos señalados por la ley para la acción causal. El primero de ellos es la devolución del titulo que busca primordialmente permitir al demandado que ejercite él las que en su favor se derivan del titulo. También persigue evitar que el deudor pague la obligación causal. En segundo lugar es necesario que se ejerciten los actos conservatorios. Es importante tener en cuenta que si el acreedor deja caducar las acciones provenientes del título, también se extingue la obligación originaria.

3. Semejanzas y diferencias entre la Acción Causal y la Cambiaria.

En el fondo el objeto de la acción cambiaria y la acción causal es el mismo: obtener el pago de la obligación; pero existe gran diferencia entre ellas porque tratándose de la acción cambiaria el titulo se utiliza como principal en el proceso, mientras que en la acción causal lo principal es el negocio subyacente y en este sentido también resulta diverso lo pedido.

En la acción cambiaria puede solicitarse el capital del titulo, los intereses, la sanción del 20% en materia de cheques, los gastos de cobranza y de transferencia. En la acción causal no hay lugar a pedir sino los dos primeros rubros, rigiéndose los intereses por las normas y cláusulas del negocios subyacentes, sea comercial o de naturaleza civil. También hay una diferencia importante en cuanto a las normas aplicables para el trámite de cada una de estas acciones, pues para la acción cambiaria se acude al proceso ejecutivo, y para la acción causal al ordinario.

Respecto a los sujetos en la acción causal la demanda se dirige únicamente contra quienes hubieren sido parte del negocio que origino el titulo, mientras que en la acción cambiaria puede ejercerse contra todas las personas que suscribieron el titulo o contra alguna de ellas.















III. LA ACCION DE ENRIQUECIMIENTO CAMBIARIO


Si el acreedor no pudo ejercer la acción cambiaria o la causal puede intentar la acción de enriquecimiento cambiario contra el emisor del titulo valor; su fundamento se encuentra en la protección que quiere dar la ley frente al enriquecimiento sin causa o injusto de una persona.

Formalmente los elementos del enriquecimiento sin causa son:

a. Un enriquecimiento,
b. Un empobrecimiento correlativo.
c. Falta de causa o fundamento de tipo juridico.

Para que prospere la acción todos estos elementos deben ser demostrados por quien la intente. Sin embargo debemos recordar que la corte Suprema de Justicia ha considerado que los elementos constitutivos del enriquecimiento sin causa en materia civil son cinco:

1o.) Que exista un enriquecimiento.
2º. ) Que haya un empobrecimiento correlativo.
3º.) Que el desequilibrio sufrido se haya producido sin causa juridica.
4º.) Que el demandante carezca de otra acción.
5º.) Que la acción no vaya mas allá de la ley, es decir que repare el daño pero no lo indemnice.

En materia comercial se conservan estos principios pero adquieren ciertas especificidades:

Si el acreedor ha dejado caducar o prescribir el titulo, la obligación originaria se extinguirá, pero no obstante conserva la acción contra quien como consecuencia de la caducidad o prescripción se haya enriquecido sin causa. No puede intentarse sino como último recurso, y no es viable cuando ya se han intentado las acciones cambiaria o causal pero no prosperaron las pretensiones del actor. El titular de la acción es el ultimo tenedor del titulo y prescribe en un año contado desde el momento en que prescribieron las acciones cambiarias y causal y el procedimiento que se sigue es el ordinario.



IV. REPOSICION, CANCELACION Y REIVINDICACION DE LOS TITULOS VALORES

Para remediar la eventual ocurrencia de la perdida, deterioro, destrucción o hurto del titulo valor, el código de comercio ha consagrado unos mecanismos destinados a remediar estas situaciones. Son estos la Reposición, Cancelación y Reivindicación de titulos valores y se encuentran consagrados en el libro tercero del Código de Comercio, a partir del articulo 802.
1. Reposición.

Es el remplazo o sustitución de un titulo valor por uno nuevo, hecho por el suscriptor del mismo, lo cual puede hacerse voluntariamente o judicialmente cuando el suscriptor del titulo se niega a hacerlo. La reposición procede respecto de toda clase de titulos valores ya sean al portador, a la orden o nominativos. Procede en las siguientes circunstancias:

a. Cuando el deterioro del titulo valor hace imposible o dificil su circulación; se da en el caso de que el titulo se haya puesto en contacto con materias corrosivas o quimicas, tintas o la humedad o el transcurso del tiempo lo hayan dañado.

b. Cuando el titulo se destruye parcialmente. En este evento se exige que subsistan los datos necesarios para la identificación del titulo. Si lo que se ha dañado o tachado es la firma del suscriptor, el tenedor tiene derecho a que el suscriptor le firme el titulo previa comprobación de la tachadura o destrucción de la firma, pero en ambos casos para poder exigir judicialmente que el titulo sea repuesto, es necesario que el tenedor entregue el titulo deteriorado al obligado principal. Además de lo anterior, el tenedor tendrá derecho a que le firmen el nuevo titulo los suscriptores del titulo primitivo a quienes se pruebe que su firma inicial ha sido destruida o tachada.

c. Perdida de una factura cambiaria o un bono de prenda. En este evento la Superintendencia Bancaria previa comprobación del hecho de la pérdida puede ordenar al Almacén General de Depósito la expedición de un duplicado a favor del tenedor, exigiendo para esto una caución destinada a garantizar los perjuicios que puedan derivarse de la entrega del duplicado y además con el compromiso de devolver el duplicado en caso de que aparezca el titulo original.

d. Perdida o hurto de acciones: en este caso se permite al titular de la acción dirigirse a la sociedad anónima o en comandita por acciones, para que le expidan un duplicado del titulo comprobando el hecho mediante la denuncia penal respectiva.

e. Reposición como consecuencia del proceso de cancelación: si como resultado del respectivo proceso se ordena la cancelación del titulo sin que este hubiera vencido, el juez puede ordenar la suscripción de un nuevo titulo por todos los signatarios; si estos se negaren, el juez puede firmar el documento. Este caso solo se presentaria respecto de titulos a la orden y nominativos, pues para los titulos al portador no procede el proceso de cancelación.


2. Cancelación

Consiste en la anulación judicial de un titulo valor nominativo o a la orden con fundamento en causas en las cuales no ha intervenido la voluntad del tenedor. Expresamente el código señala en su artículo 118 que: “Los titulos al portador no serán cancelables.”

Las causas para que proceda la cancelación están señaladas en el articulo 803 del C. Com y son: el extravío, hurto, robo o destrucción total del titulo.


2.1. Efectos de la cancelación

El proceso de cancelación interrumpe los términos de prescripción y suspende los términos de caducidad de las acciones cambiarias. Respecto del titulo, la sentencia produce el efecto de desincorporar el derecho expresado del titulo cancelado. Si el titulo extraviado no habia vencido aun, se pueden ejercer los derechos por medio de un nuevo título para lo cual el juez ordenará a los signatarios la respectiva suscripción. ( Este es el caso que señalamos en el aparte anterior respecto a al reposición). A su vez el poseedor de mala fe es decir quien encontró el título o lo hurtó, pierde las acciones derivadas del título valor por efectos de la sentencia.

2.2.Trámite de la cancelación

El juez competente para conocer el proceso de cancelación o de reposición del título es el del domicilio del demandado es decir el principal obligado o el del lugar donde deba cumplirse la obligación consignada en el título a elección del demandante. La demanda debe reunir los requisitos del artículo 75 del CPC pero adicionalmente debe cumplir con el requisito especial señalado en el artículo 805 del Código de Comercio consistente en consignar los datos necesarios para la identificación del título valor. Una vez que ha sido admitida la demanda, se notificación con el correspondiente traslado dentro de los cinco días siguientes y en el mismo termino se hace la notificación a terceros, mediante la inserción de un extracto de la demanda en un diario de amplia circulación nacional. Con esto último se busca dar aviso a los poseedores de buena fe para que puedan presentar las oposiciones del caso. El tercero que se oponga a la cancelación, deberá exhibir el título.
Los demandados podrán contestar la demanda. Si se allanan, es decir admiten haber firmado el titulo valor, el juez debe decretar dentro de los 30 días siguientes a la notificación la cancelación el titulo. Si el demandado niega haberlo suscrito o formula oposición en forma oportuna, el juez puede decretar pruebas de oficio y si se demuestra que el demandado si suscribió el título, se ordena la cancelación. Esta sentencia debe notificarse en forma personal a los interesados y de no ser esto posible por edicto.

Si el titulo valor cancelado no ha vencido el juez debe ordenar la suscripción de un nuevo titulo y si los demandados se niegan a firmar, él firmará por ellos. Es importante tener en cuenta que hay una especie de prórroga especial respecto al nuevo titulo valor ya que el artículo 816 señala como fecha de vencimiento del nuevo título, 30 días después de la fecha de vencimiento del titulo original que fue cancelado.

Si el título ya estuviere vencido o venciere durante el procedimiento, el actor podrá pedir al juez que ordene a los signatarios que depositen, a disposición del juzgado, el importe del título. Si los obligados se negaren a realizar el pago, quien obtuvo la cancelación podrá legitimarse con la copia de la sentencia, para exigir las prestaciones derivadas del título. El depósito del importe del título hecho por uno de los signatarios libera a los otros de la obligación de hacerlo. Y si lo hicieren varios, sólo subsistirá el depósito de quien libere mayor número de obligados. Si los obligados depositan parte del importe del título, el juez pondrá el hecho en conocimiento del demandante y si éste aceptare el pago parcial, dispondrá que le sean entregadas las sumas depositadas. En este caso dicho demandante conservará acción por el saldo insoluto. ( art. 812, 813 y 814)

3. REIVINDICACION

La reivindicación es la acción por excelencia del derecho de dominio. Se define como aquella que tiene el dueño de una cosa corporal mueble o inmueble de la cual no está en posesión, contra el que la posea para que le sea restituida. En efecto los títulos valores son cosas corporales muebles. En este caso el propietario puede ser el suscriptor o el endosatario en propiedad. Hay que tener presente que el endosatario en procuración y en garantía no son titulares de dicha acción pues ellos no tienen propiedad sobre el titulo sino solo la mera tenencia.

La acción reivindicatoria procede contra el primer adquirente y contra cualquier tenedor ulterior que no sea de buena fe exenta de culpa, esto quiere decir que es posible intentar la acción solamente contra el poseedor de mala fe o contra aquel que siendo de buena fe no fue lo suficientemente diligente para verificar que adquiría el título de un tenedor ilegítimo. Contra este cabe también la acción reivindicatoria más no contra el poseedor que haya sido diligente en la adquisición del titulo.

La reivindicación procede cuando se ha extraviado el titulo, o un tercero se lo ha apropiado por medios ilícitos como el hurto, la estafa, abuso de confianza o peculado si se trata de títulos valores pertenecientes a entidades públicas.
 
En caso de necesitar mas acerca del sistema legal colombiano visita nuestro enlace Prometeo Asociados.
Escríbeme
Me interesa tu opinión